sábado, 21 de octubre de 2017

SEGISMUNDO MORET


Llegamos a Cádiz en un barquito desde el Puerto de Santa María. Mucho calor para octubre. Siento curiosidad por saber quién fue este Segismundo Moret al que sus paisanos, por suscripción popular y aún en vida, erigieron este monumento en la céntrica Plaza de San Juan de Dios.

Pues nació en Cádiz en 1838, político eficaz, orador elocuente, jurisconsulto, insigne defensor de las ideas democráticas, fundador de la Asociación Española para el progreso de las Ciencias Sociales. Ministro de Ultramar en el gabinete del general Prim (1870). Durante su gestión se abolió la esclavitud en Puerto Rico. Ministro de Hacienda en el primer gobierno de Amadeo I (1871), resultó fundador del Partido Democrático-Monárquico que en 1882 se fusionó con Inquierda Dinástica y acabó dentro del Partido Liberal de Sagasta.

En 1897, siendo ministro de Ultramar, decretó la autonomía de Cuba y Puerto Rico en un vano intento de impedir la emancipación de ambas colonias. Durante su presidencia de gobierno (1905-1906) hizo aprobar la Ley de Jurisdicciones que puso las ofensas al ejército y a los símbolos de la unidad de España bajo jurisdicción militar. Intentó frenar la enemistad de los catalanistas que por ello se granjeó apoyando bajo cuerda a Lerroux, confiando en que su radicalismo demagógico podría apartar a las masas obreras barcelonesas del catalanismo.

En 1912, cuando Canalejas fue asesinado, el gobierno del conde de Romanones le eligió presidente del Congreso de los Diputados, cargo que desempeñó hasta su muerte en 1913.

Ayudó a que se terminara el Gran Teatro Falla de su ciudad natal. El monumento a Moret es obra póstuma del escultor catalán Agustín Querol y Subirats. Bajo la figura de Moret, en el fuste, se esculpieron cuatro alegorías de sus cualidades: patriotismo, libertad, lealtad, elocuencia.

No hay comentarios: